Los Steens irrumpieron en la escena del rock con el abrasador rockero de baja fidelidad ‘What A Way To Die’